12Nov

¿Cómo seleccionar a un ejecutivo transformacional?

Los mercados evolucionan a pasos agigantados, la competencia y consumidores han puesto a los dueños de empresas a pensar en cómo deben gestionarse en una realidad que cada vez es más agresiva; por ello, existe un aumento en la búsqueda del talento ejecutivo que les permita desarrollar nuevas estrategias para sus negocios.

Lo que sucede de forma más rápida, es que las empresas locales están incrementado su atractivo para jóvenes ejecutivos que ven en ellas una posibilidad de desarrollar su liderazgo de manera considerable, sin embargo, muchas veces las empresas no están preparadas para recibir a estos profesionales y el choque en la forma de gestionar un mismo tema es radicalmente opuesto. En muchas oportunidades, se da el caso en el cual un exitoso ejecutivo ha desarrollado un trabajo excepcional en una empresa y no lo hace tan bien en otra; esto se debe fundamentalmente a que el entorno empresarial ha condicionado las acciones de esta persona y lo lleva a un nivel tal de desmotivación, que sus resultados son nefastos. Uno de los primeros factores que debe evaluar una empresa que desea seleccionar a un ejecutivo es si realmente quiere hacerlo, así de simple como suena, contratar a un ejecutivo no es una tarea fácil, no sólo por lo que ganan, sino porque debe tener definido un rango de acción gerencial, esto quiere decir que muchas veces se le asigna un campo de acción de supervisor a una persona que es contratada como gerente; en ese caso, la empresa no tiene intenciones reales de contratar a un gerente.

Otro factor que impide una contratación exitosa es la poca claridad en cuanto a las metas que la persona debe lograr, metas que vayan más allá de las ventas y las utilidades; y que generen un cambio estratégico en el futuro de la empresa. Las personas que han tenido una experiencia laboral en una empresa regional radicada en el país o en el extranjero, probablemente haya trabajado con sistemas de gestión basados en indicadores y están acostumbradas a rendir cuentas de sus decisiones a través de los resultados que logran; en cambio, una empresa que inicia un proceso de profesionalización aún los directivos pueden estar involucrados emocionalmente con productos u otros recursos de la empresa que no generen los resultados que se buscan, y eso distancie a los nuevos ejecutivos de los dueños de las empresas.

Cuando en una empresa hay más de una voz, todo se hace más difícil. Las empresas que prosperan son aquellas en las cuales los dueños/fundadores ocupan un rol especifico y cada uno de ellos confía en el trabajo que realiza su socio.

Tener un camino a recorrer, saber a donde se quiere llegar y qué hay que hacer para llegar a ese punto. Esto implica que el líder del nuevo integrante del equipo lo debe guiar en su proceso de integración a la empresa, comprensión de las metas y acompañarlo para que las logre.
Cuando tenemos las variables mencionadas anteriormente resueltas, es cuando podemos comenzar a buscar el ejecutivo idóneo para la empresa, simplificando su búsqueda en cuatro dimensiones:

  1. Motivadores, conocer qué es lo que la persona busca en ese momento de su carrera profesional, interpretar correctamente si está queriendo aplicar los conocimientos que posee, trabajar en empresas
    de otros sectores, regresar el país o ampliar sus posibilidades económicas.
  2. Competencias, es vital conocer si la persona es o no apta para el cargo y si posee habilidades como liderazgo, trabajo en equipo, orientación a resultados, toma de decisiones, capacidad de negociación, capacidad de análisis y proactividad.
  3. Personalidad, saber cómo la es el perfil de la persona y si se ajusta o no el estilo de la empresa, a fin de lograr una empatía y a la vez, que desarrollen juntos en un plan de trabajo orientado al logro de los objetivos.
  4. Experiencia, este es un punto fundamental y hay que tomarlo con cuidado, puesto que es difícil encontrar a una persona con la experiencia exacta que se requiere, por ello hay que examinar el tipo de sector a fin al de la empresa y que el conocimiento obtenido le de oportunidades de aplicarlos en el nuevo lugar de trabajo.

La selección exitosa de un ejecutivo, se basa en que tanto empresa como candidato se encuentren en la misma sintonía y por lo tanto, la planificación de este proceso es la clave para que sea exitoso y la contratación se transforme en una verdadera inversión.

initadmin

ABOUT THE AUTHOR

initadmin